Mi hijo número dos me mandó decir que yo estaba equivocado al escribir que Chile tiene el mayor número de contagiados por el Covid 19 en el mundo, pues el titular de “El Mercurio” de hoy, en la página C 1, dice que somos el noveno país con más contagiados. Entonces le mandé decir de vuelta que no crea en los titulares y que lea en la página A 4 del mismo diario la sección “Países con más contagios”: dice que Chile, con 11.545 contagiados por millón de habitantes es, lejos, el que tiene más en el mundo, seguido a larga distancia por Perú con 7.311. Esa es la manera correcta de medir la proporción de contagiados. Pero la manera “políticamente correcta” de presentar las cifras es la otra, la errónea que nos ubica novenos. 

Es que se debe aprender a leer el diario. Pues ninguna de las anteriores es la principal noticia de hoy. Lo es, a mi juicio, la que dio el ministro de Minería, Baldo Prokurica (con apóstrofe en la “c”, que no sé poner, pues se pronuncia “Prokurisa”). Él aparece declarando en la página B 4:

“ENAP tiene más de US$ 4 mil millones de deuda y US$ 400 millones de patrimonio”. Yo, que estoy a cargo del interés general hace muchos años, no recordaba eso. Imperdonable olvido. Pues significa que ya en diez oportunidades ENAP ha perdido todo su patrimonio y las diez veces ha pedido prestado dinero, con el aval del Estado, naturalmente, pero sólo para volver a perderlo una y otra y otra vez. Sin duda, el titular principal debió ser: “ENAP HA PERDIDO DIEZ VECES SU PATRIMONIO”.

Los Chicago Boys quisieron privatizarla durante el gobierno benemérito, pero la Armada se opuso, por considerarla “empresa estratégica” (supongo que deben ser tales las que pierden periódicamente su patrimonio). Y como los Chicago Boys también querían privatizar Codelco, pero la mayoría de los altos oficiales del Ejército se oponía, ninguna de las dos ideas se concretó. Y entonces Pinochet menos que nadie podía objetar el veto de los marinos sobre ENAP.

Piense que usted, como particular, fuera dueño de una empresa y su gerente general le informara: “Perdone, jefe, pero perdimos la empresa”. Usted le diría:”¿Cómo que la perdimos’? Lo hizo usted, you are fired, pero el que la perdí fui yo. Voy a conseguir otro gerente y a pedir un crédito para recuperarla o vender sus instalaciones para pagar la deuda”. Y, en todo caso, no la habría vuelto a perder más. Pero el Estado sí la puede perder muchas veces.

Es que el Estado está manejado por los chilenos más astutos de todos, que se llaman políticos, y siempre lo convencen a usted de darles más plata, aunque la dilapiden siempre. Porque el Estado no la produce, sino que la echa en un tonel sin fondo. Los políticos “se han llevado para la casa” a la ENAP completa ¡diez veces seguidas! y usted no se había dado cuenta ni lo habría sabido jamás si “El Mercurio” no hubiera publicado lo que dijo el ministro Prokurica con apóstrofe bajo la “c”.

Esta es sólo una parte de la historia. El 28 de mayo publiqué otro blog, “Se Farrearon Chile”, recordando cómo los políticos hicieron crecer el tamaño del gobierno, multiplicándolo por siete desde 1990; generando US$ 27 mil millones de déficit entre 2008 y 2018, sin contar las “partidas bajo la línea”, que pueden ser 20, 30 o 40 mil millones de dólares anuales más; y proyectando otro déficit de US$ 23 mil millones para el período 2021-2024 (economistas Rodrigo Cerda y Sergio Urzúa, “El Mercurio” 28.05.20). O sea, ENAP es peanuts. Y hay una mayoría que quiere “más Estado” y vota por los políticos que se lo ofrecen.

¿Quién va a pagar todo eso? El poeta John Donne ya nos lo dijo hace muchos años: “No preguntes por quién doblan las campanas: están doblando por ti”. 

Libertar.cl intenta proporcionar contenido relevante que refleje el gran respeto que Partido Independencia tiene por la verdad y la libertad. Si bien estamos sustancialmente de acuerdo con todos nuestros autores, no siempre reflejan los valores y principios del Partido Independencia. Visite el sitio web del Partido Independencia para obtener más información sobre nuestros principios y objetivos.