“El Mercurio” reaccionó y publicó hoy (C-1) los cinco países con más contagios por millón de habitantes, que son: 1. Quatar, con 34.548; 2. San Marino, con 20.571 (esto es una ficción, pues ese país no tiene siquiera un millón, sino sólo 33.931 habitantes); 3. Bahrein, con 16.120; 4. El Vaticano, con 14.981 (otra ficción todavía mayor, pues la Santa Sede tiene apenas 801 habitantes, incluido el Papa); y 5. Chile, con 14.754, al cual yo había puesto como “top-one”, fundado en el mismo “El Mercurio” de anteayer y su publicación diaria, “Países con más contagios”. Con esta nueva información hemos pasado a top-five en contagios, pero seguimos top-five en fallecimientos por el coronavirus.

Luego, este blog ha perdido su espectable posición de exclusividad en el mundo, pero sobrevivirá a eso, sobre todo si durante más de diez años ha sobrevivido al veto implacable y generalizado de Sebastián Piñera e incluso a una censura previa del Colegio de Abogados (ver blog del 27 de marzo de 2015, “Artículo Impublicable en la Revista del Abogado”). Cada vez que lo menciono, después compruebo cómo aumentan en unos cientos los lectores de dicho blog. Lo mismo sucede con otro de 8 de octubre de 2017, “Voto Moral y Útil”, en el cual publiqué por penúltima vez la hoja de vida de Sebastián Piñera y llamé a votar por José Antonio Kast.

La verdad tiene una virtud impregnadora curiosa, pues si bien es cierto que “una mentira mil veces repetida pasa a ser verdad”, como dijera Josef Goebbels, el ministro de Propaganda de Hitler, también lo es que “la verdad mil veces repetida termina por vencer a la mentira”, frase que hago mía en este mismo momento, pero que cualquier puede utilizar libremente, incluso sin citar a su autor. 

En efecto, en los últimos días he recibido llamados y correos de personas que me felicitan por grabaciones de este blog de meses anteriores, que quedaron aparentemente perdidas en YouTube, pero han ido resucitando y reapareciendo últimamente, y esas personas las han recibido, visto y oído. 

Hay incluso una, enviada a sus contactos electrónicos, y por uno de éstos a mí, de un señor que dice: “Siempre pensé que este personaje (se refería a mí) decía puras mentiras, pero ahora he concluido que decía la verdad”, y les adjuntaba una grabación mía denunciando la prevaricación de los jueces de izquierda para condenar ilegalmente a militares (r) y ordenar al pobre fisco pagar ingentes indemnizaciones por hechos amnistiados, prescritos, ya antes juzgados sin condena y generalmente inventados por legiones de jureros falsos.

La verdad hace bien. Yo no aspiro a que reine en Chile ni en el mundo, porque he visto como por ahora se imponen las consignas falsas y una mayoría de opinión pública en todas partes se moviliza tras ellas. 

Pero al menos la verdad nunca perece. ¿Y quién puede negar que siempre va a existir la posibilidad, por remota que hoy parezca, de que incluso “en el peor de los pueblos”, termine por triunfar?

Libertar.cl intenta proporcionar contenido relevante que refleje el gran respeto que Partido Independencia tiene por la verdad y la libertad. Si bien estamos sustancialmente de acuerdo con todos nuestros autores, no siempre reflejan los valores y principios del Partido Independencia. Visite el sitio web del Partido Independencia para obtener más información sobre nuestros principios y objetivos.