Si usted entrega el país a los chilenos, se lo arruinan, porque la mayoría no es de fiar, les cede el terreno a los más violentos, que no respetan nada y que destruyen todo lo bueno. Pasó durante la UP y está pasando ahora. Y va a seguir pasando: la encuesta CEP dice que el 67 %, es decir, más de los dos tercios, ahora está por una nueva Constitución. Eso anticipa el resultado del 26 de abril y es un desastre.

Pues la Asamblea Constituyente viene. Pero dos profesores de izquierda, hoy en “El Mercurio”, A2, hacen los cálculos y concluyen que lo que se consagrará el 26 de abril con el 67 % de los votos simplemente no funcionará en la práctica. No se puede hacer. No se alcanza a hacer. La salida que le ven al problema es la prolongación del mandato de Piñera por entre uno a tres meses. Tiene 82 % de rechazo y sólo 6 % de aprobación ¡y va a haber que prorrogarle el mandato!.

“No fueron 30 pesos, fueron 30 años”, dice la gran mayoría que protesta. Los 30 pesos ya provenían, no de la Constitución, sino de un disparate izquierdista, pues bajo la comandante Claudia hicieron subir en 210 % el costo de la energía para mover el Metro, al reemplazar la electricidad barata “pero contaminante” por la cara y de “fuentes no contaminantes”. Entonces había que subir los pasajes en 30 pesos para que Chile no produjera CO2. Pero el CO2 es el 0,04 % del aire. Y el 97 % proviene de causas naturales y no del hombre. Y del 3 % del 0,04 % que genera el hombre, Chile es responsable de sólo el 0,23 %. Es decir, 0,23 % del 3 % del 0,04 %. Nada, pero nos encarece la electricidad. 

Y, en cuanto a los 30 años, fueron los mejores de la historia de Chile en cuanto a crecimiento, disminución de la pobreza y de la desigualdad y estabilidad política. Era demasiado bueno para Chile. O sea, el alza de 30 pesos ya era una imbecilidad y decir que no era por eso sino por los mejores 30 años de la historia de Chile es todavía una imbecilidad mayor.

El mejor país de Sudamérica se va a suicidar el 26 de abril, anuncia la CEP, pues tendremos al 67 % votando por una Asamblea Constituyente como la de Venezuela que nos dejará como Venezuela.

Un amigo de la minoría que piensa como yo me llama desesperanzado: ¿No habrá otro Pinochet?, me pregunta. ¡Qué pregunta! A mí me echaron de un programa de TV por defender a Pinochet. Y el dueño del canal pidió perdón a los televidentes por el hecho de que me hubieran convidado. Pero las ventas de mis dos últimos libros, “Historia de la Revolución Militar” y “Miserias Morales de la Chilenidad Actual”, que se estaban vendiendo de a uno al día, ahora se venden de a diez, a raíz de mi expulsión. Hay gente con sed de verdad. Pero no creo que un tercio de los ciudadanos alcance a cambiar de opinión de aquí al 26 de abril.

Chile tiene la pistola en la sien. Si al menos un tercio no cambia su intención de voto, la mayoría apretará el gatillo dentro de tres meses y el país se va a volver a suicidar.

Libertar.cl intenta proporcionar contenido relevante que refleje el gran respeto que Partido Independencia tiene por la verdad y la libertad. Si bien estamos sustancialmente de acuerdo con todos nuestros autores, no siempre reflejan los valores y principios del Partido Independencia. Visite el sitio web del Partido Independencia para obtener más información sobre nuestros principios y objetivos.